Hockey sobre hielo: Dura derrota contra Hungría - POLIDEPORTIVO NEWS

Titulares

03 junio 2013

Hockey sobre hielo: Dura derrota contra Hungría

Sorpresa para algunos, confirmación para otros. Argentina salió a la cancha 2 del complejo mundialista en Dresden para luchar con escudo y espada ante un rival muy difícil en la actualidad. Hungría salió confiada de lo que tienen y de que un equipo de la otra punta del mundo se acercaba a jugar un campeonato mundial. Casi sobrándolo y subestimando a un equipo que dio muestra que se planta en cualquier lado y en cualquier torneo.

Los primeros minutos fueron parejos. Con prevalencia del equipo húngaro en ataque y una Argentina volcada a refugiarse, sobrepasó la primera etapa de un partido cargado de emoción y nerviosismo. La defensa argentina mostró una fortaleza que comenzó a inquietar a los europeos y a ejercer un contraataque efectivo y veloz. Cada vez que la Argentina controlaba el tejo, la posibilidad de quebrar el cero parecía inminente. Tan así, que en la primer entrada de la línea 3 (a los 3.35 minutos) Guido Marcolongo asistió a Hernán Insua para gritarlo con el alma. Gol argentino, 1-0.

La respuesta de Hungría no tardo en llegar. A los 7 minutos Bontovics puso el 1-1 y el partido volvía empezar. Argentina soportó con mucha seguridad los short-handed y nunca fue superado por el sorprendido equipo húngaro.

En el segundo periodo Hungría marcó la ventaja en el palo de Erdelyi a los 7 minutos del tercer cuarto. Argentina salió a buscarlo y puso en aprietos a los europeos. Rodrigo Irisarri tomó el tejo, asistió a Nicolás Chiaravalotti que igualó el tanteador en dos.

El tiempo pasaba y la emoción crecía. El estadio comenzó a poblarse de gente que alentaba al conjunto argentino. Pero el éxtasis llegó sobre el final. Irisarri, a falta de 5 segundos, esquivó a dos rivales, lanzó al arco y puso el partido 3 a 2. Sin embargo, luego de una deliberación de los arbitros, dieron por anulado el gol por haber finalizado el tiempo pese a no haber sonado la chicharra.

Llegó la hora del overtime. Argentina tuvo tres ocasiones claras pero no pudo modificar el marcador. La consecuencia: los penales.

El primero en lanzar fue el equipo húngaro que se puso en ventaja. Hernán Insua metió su penal (1-1). Luego tocó la gran salvada del MVP del partido, Fede Fernandez, para acrecentar la ilusión. Sin embargo, el penal de Irisarri en el palo, el gol de los europeos y el penal atajado a Facu Vadra, deja a la Argentina con un solo punto que en el futuro puede valer oro.

Argentina mostró coraje, fuerza, cálidad y fuego. Por eso se explica la alegría y la felicidad de los chicos argentinos pese a la derrota. Ahora es el turno de Austria, mañana a las 10 am. donde la selección no la tendrá fácil. Pero el respeto y el temor ya se lo están ganando,

Fuente: Tomás Fontana y Mariana Arancibia Engel

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pages

Usamos cookies para darte un mejor servicio.
El sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Acepto Leer más