viernes, 1 de marzo de 2019

Squadra Zero, la marca que revoluciona el beach handball femenino

Los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018, no sólo marcaron un hito para el deporte argentino, sino que también ayudó a popularizar algunos deportes nuevos como el beach handball. Mucho se habló del logro alcanzado por las Kamikazes, la Selección Argentina Femenina que se adjudicó la medalla dorada, que además hicieron furor hasta por su indumentaria.


Justamente, www.polideportivonews.com.ar pudo hablar con Andrea Sala Rigler, quien a través de su marca Squadra Zero fue la encargada de vestir a las chicas marcando una nueva línea para las prendas de este deporte cuidadosamente hechas a medida y preferencia de las jugadoras.

La historia de la marca es bastante particular, si bien se creó allá por 2005, Andrea comenzó con su micro emprendimiento gracias a su conocimiento en el mundo del deporte, fue jugadora de vóley y empezó a diseñar sus propias prendas deportivas. “Antes de tener la marca Squadra Zero, yo tenía ciertas prendas, que no eran necesariamente deportivas, aunque siempre me influyó lo deportivo porque soy deportista. Si bien empecé con otras cosas, me fui volcando hacia la ropa deportiva, principalmente de vóley. Entonces, con mis equipos y los que competían conmigo, comencé hacer los tops, las calzas, camisetas, etc. Los tops nacieron del handball indoor donde la capitana de la Selección Argentina Femenina de ese momento, Florencia Am, un día me propuso desarrollar un top que fuera bueno y barato, porque las jugadoras usaban muchos por semana y se desgastaban rápido. A partir de esa charla, me trajo tres conjuntos distintos y los puse uno encima de otro, para poder sacar las mejores líneas de cada prenda. De ahí nació mi primer top, que era de entrenamiento”, recordó.

A partir de ese contacto, y sobre todas las cosas, la conformidad por el trabajo que realizó con eso conjuntos, tuvo su primera propuesta para vestir por primera vez a una Selección Argentina: las Kamikazes del beach handball. “Al tiempo de esa primera experiencia, a fines de 2011 o principios de 2012, Florencia me contó que había aparecido un deporte nuevo llamado beach handball, que se juega en la arena, con un montón de reglas ‘locas’ y que utilizaban top y culotte. Ahí me explicó que se estaba formando una incipiente Selección Nacional. Como la indumentaria que generalmente se usaba era muy parecida a las que yo confeccionaba, me preguntó si podía desarrollar un conjunto para el equipo, y respondí que sí. Desarrollé el primer modelo, que era mucho más grande que el que se utiliza ahora, con el culotte más grande y el top más largo. A las chicas les encantaron las pruebas y así empecé a confeccionarles la ropa a las Kamikazes que ya utilizaban las prendas con mí marca, que registré en 2012”, detalló la creadora de la marca de indumentaria femenina.

La relación con el equipo continúo y se fue confeccionado y personalizando la indumentaria según las sugerencias de cada jugadora que buscaban algo más cómodo, como lo que se vio en Buenos Aires 2018. “Un día, las Kamikazes me pidieron que achicara un poco la ropa porque internacionalmente, como Brasil principalmente y Paraguay, comenzaban a utilizar prendas más reducidas. La idea era que la indumentaria se pareciera más a una prenda habitual de playa, ya no tanto como un colotte sino una bikini y la parte de arriba que fuera más liviana. Empezamos junto con las chicas del equipo a pensar en diseños, surgiendo así el top con el estampado de los bastones celeste y blanco que fue furor y el top rosa chicle con la bandera argentina estampado en la parte de atrás. Me dio mucho orgullo todo eso y lo seguimos haciendo, hasta que pasó el tema de los Juegos Olímpicos de la Juventud…  Como las chicas eran tan jovencitas y atractivas, decidieron ponerse los culottes de manera que les quedara cómodo, y eligieron ese corte”, afirmó Andrea.

Y justamente, este ‘pequeño’ detalle se reflejó en algunos medios, generando una ‘polémica’ por el tamaño de las prendas utilizadas por las chicas argentinas, a comparación de sus rivales, que se vio un poco en vuelta en la cuestión de género que hace unos años empezó a tomar más fuerza en el país. Aunque por otro lado, la diseñadora textil admite que de alguna manera, que se hablara del tema fue beneficioso en cuanto a ‘marketing’ de sus productos. “El tema de la polémica, en cierta manera, a mí me beneficio terriblemente. Yo no lo busqué, eso fu algo que se dio, no sé quien lo disparó ni me interesa. Lo que sé es que se instaló una polémica y todo el mundo empezó a hablar de eso más a favor que en contra. Muchos le restaron importancia y se enfocaron más en el trabajo que vienen realizando estás chicas en vez de tonterías. Las chicas defendieron  también con la misma postura, el de mirar todo el trabajo que hay detrás, además que ellas se sintieron cómodas, nadie las obligó a utilizar esas prendas sino que ellas convencidas decidieron usarlas”, aseguró la dueña de Squadra Zero que incluso llegó a quedarse sin stock de prendas debido que agotaron tras el éxito y furor de las Kamikazes.

Pero la repercusión de la indumentaria Squadra Zero no se limita a un equipo, sino que también fue solicitada por varias selecciones de distintos torneos, y no solo de Argentina. “Luego de Buenos Aires 2018 se desarrollaron otros torneos de beach handball. Hasta ahora no paré, incluso de Chile me hicieron pedidos de para confeccionar conjuntos, por lo que es mi primera producción internacional. Además confeccioné la indumentaria del equipo de CABA para los Juegos Nacionales de Playa 2019. Estoy segura de que todo el mundo va hablar de las prenda de CABA”, confió la diseñadora.

Squadra Zero logró un lugar que muy pocas marcas de indumentaria lograron en muy poco tiempo y con semejante éxito. “Estoy feliz, por ahora no puedo pedir más. Quiero que esto siga siendo un placer y que siga siendo personal, en cada trabajo pongo el alma. Para mí el deporte y vestirse ‘linda’ van de la mano, lo que siempre hice conmigo misma y con mis equipos de vóley”, concluyó Andrea Sala Rigler.

Sin dudas, una marca que llegó para quedarse y seguir revolucionando la forma de vestir el beach handball femenino.

Texto: Damián Fanelli
Fotos: Fanpage Squadra Zero Indumentaria Deportiva

No hay comentarios:

Publicar un comentario