miércoles, 12 de septiembre de 2018

Dos jóvenes promesas, un sueño olímpico

El próximo 6 de octubre se desarrollarán los III Juegos Olímpicos de la Juventud, evento deportivo que por primera vez llegará a Sudamérica y tendrá a Buenos Aires como epicentro por 12 días. Dos jugadoras, integrantes de la Selección Argentina femenina de Beach Handball buscarán seguir haciendo historia en el deporte...

Gisella Bonomi (17 años) y Caterina Benedetti (18 años) fueron invitadas a participar del sorteo de los grupos que tendrán a 12 naciones peleando por 3 medallas. Ambas jugadoras tendrán su primera experiencia olímpica, aunque ya saben lo que es colgarse una presea en sus cuellos.

Gisella y Caterina
“Vengo en este proceso hace ya un par de años atrás y la verdad que nos venimos preparando para este hace mucho tiempo, pero se nos pasó volando. Esperamos bastante para estos Juegos, tenemos muchas expectativas. No podemos especular nada porque no sabemos qué puede pasar, todos los equipos son complicados y no hay ningún partido que tengamos definido antes de jugar. Estamos muy comprometidas con este torneo y motivadas, con muchas esperanzas de colgarnos una medalla”, explica Gisella Bonomi, quien recibió el premio a la mejor pivot del Mundial Juvenil Mauricio 2017.

Gisella Bonomi
Este evento no solo marcó la consagración de la jugadora de Neuquén, sino que marcó la primera medalla mundial para una Selección Argentina de Handball en la historia. “En el Mundial íbamos con la esperanza de llegar a octavos de final, partido a partido nos dábamos cuenta que podíamos ir un poco más allá, hasta que nos lo creímos y terminó resultando mejor de lo que nos esperábamos”, recuerda Bonomi, quien también se colgó la medalla de oro en el último Panamericano.

Por su parte, Caterina Benedetti - una de las líderes del plantel - admite que luego de estos históricos resultados el equipo se convenció de que pueden lograr grandes cosas y cuentan con una proyección sin precedentes que pretenden confirmar en los próximos Juegos Olímpicos de la Juventud. “Las expectativas que tenemos son altas y eso lo notamos en nuestros entrenamientos, cuando jugamos amistosos o tenemos giras. Nos vemos muy bien, trabajamos muchísimo y eso se vio reflejado primero en el Panamericano, después en el Mundial. Ahora vamos por todo, porque ya somos campeonas continentales, tenemos el bronce mundial y no podemos aspirar a otra cosa que no sea una medalla. A lo que vamos nosotras es a lograr una medalla, después si es de bronce, plata u oro el torneó lo dirá”, explica la jugadora de Buenos Aires.

Caterina Benedetti
Benedetti también es consciente de los rivales a los cuales deber superar primero para lograr ese objetivo, pero no es algo nuevo ya que en Mauricio 2017 Argentina buscaba apenas pasar de fase y para sorpresa de todos, terminó subiendo por primera vez a un podio mundial. “Si bien no podemos especular nada, el haber obtenido un gran resultado en el mundial y conseguir una medalla para nosotras fue algo único. También fue algo inesperado, porque nosotras fuimos a jugar con la meta de pasar de zona y llegar a cuartos. No íbamos con el objetivo de conseguir una medalla, por esa razón esos resultados nos impulsaron a seguir trabajando más”.

Pero lo más interesante no sólo son los logros obtenidos en los últimos años, sino como se lograron. Tanto Caterina como Gisella provienen del handball indoor convencional, y desde que pasaron a la arena tuvieron que afrontar nuevos y duros desafíos para adaptarse a una nueva modalidad: el beach handball.

“En el plantel del Mundial, todas teníamos la misma experiencia en este proceso de beach handball. Todas salimos del mismo lugar, de jugar en parqué y picar la pelota, más allá de la edad que tuviera cada una. Por lo que todo esto fue una experiencia nueva, un cambio muy diferente”, explica Bonomi quien ya venía practicando esta actividad en el circuito de beach handball de la Patagonia Argentina.

Para Benedetti el cambió fue algo más radical, ya que integró la Selección Argentina Juvenil de handball indoor como lateral derecha en la cual fue capitana. “Fue un proceso duro porque nosotras venimos de jugar en superficie rígida, y hacer el paso del piso a la arena no es fácil. Nosotras venimos trabajando juntas desde 2015, si bien algunas jugadoras se sumaron después y otras estaban desde antes, ahora todas estamos niveladas. Fue un proceso duro, pero por suerte estamos  todas muy bien para los Juegos.”

Teniendo en cuenta estas diferencias, ¿en que superficie se sienten más a gusto? Ambas sostienen que la arena les genera otra sensación... “Yo deje de jugar indoor hace ya un tiempo, ahora me dedico solo al beach handball. Por ahora no me veo jugando nuevamente en indoor después de esto, pero quien sabe... También siempre me gusto, y fue con lo que empecé, jugar en piso y lo disfruto muchísimo. En este momento no aspiro integrar una selección de handball indoor”, sostiene la pivot mientras que Caterina no descarta volver al indoor y tratar de conquistar más títulos. “Nosotras amamos las dos modalidades, no tenemos preferencia por una en especial. Estaría bueno también obtener el mismo resultado en piso como los que obtuvimos en la arena, pero como todo, hay que trabajarlo”.

Gracias a los éxitos de la Selección Argentina femenina de Beach Handball - tanto de juveniles como de mayores quienes lograron la medalla de plata en los Juegos Mundiales Wroclaw 2017 de Polonia - muchas chicas comenzaron a conocer y volcarse a este deporte. “Estamos más que abiertas a recibir chicas que se quieran sumar. Sería muy lindo que se hiciera más popular este deporte, ya que la verdad como característica que tiene el beach handball es muy divertido y espectacular. Una vez que lo comenzás a ver y te animás a jugarlo te termina encantado, ¡no hay vuelta atrás!”, asegura Gisella Bonomi a lo que su compañera Caterina Benedetti anticipa que a partir de ahora se sumarán muchas más. “Creo que durante los Juegos va a haber mucha gente que se sorprenda, porque capaz que no conozca el deporte y le empiece a gustar. Nosotras estamos abiertas a cualquiera que desee empezar.”

De esta manera, estas jóvenes promesas del beach handball irán tras su sueño olímpico del 6 al 18 de octubre, en el estadio ubicado en el Parque Sarmiento de Buenos Aires, uno de los escenarios correspondientes al Parque Tecnópilis. Allí no solo buscarán seguir haciendo historia para la Selección, sino también para el deporte argentino.

Texto: Damián Fanelli
Créditos fotos: © PabloGonzález | Fotografía - Archivo Facebook Selección Argentina Femenina de Beach Handball - Prensa Buenos Aires 2018

No hay comentarios:

Publicar un comentario