martes, 23 de mayo de 2017

Básquetbol: Las Gigantes cayeron por la mínima ante Gran Bretaña

En el inicio de la Copa Halipskogo en Bielorrusia, el equipo nacional femenino perdió por 57-56 ante Gran Bretaña. Macarena Rosset fue la goleadora con 18 unidades. Mañana el rival será el dueño de casa.


Argentina inició el partido yendo de menos a más. Con la idea clara de plantear un ataque abierto, que le permitiera generar espacios para el rompimiento y posterior descarga, nuestras chicas fueron aceitando el engranaje con el correr de los minutos.

Sin poder sacarse diferencias, Gran Bretaña utilizó como primera opción el tiro de media distancia, y mientras la eficacia la acompañó, pudo estar arriba en el tanteador, aunque sin gran ventaja. Esta situación fue variando a medida que la celeste y blanca hizo pequeños ajustes, e inclinando el tablero de atrás hacia adelante, consiguió tomar las riendas del match.

Fue así como a falta de 4:30, y con un doble de Burani, las nuestras pasaron al frente, apoyándose en una rotación de quinteto que no evidenció resquebrajar la intensidad ni estructura. El movimiento de balón fue cada vez más rápido, y con ello, la defensa rival generó espacios más notorios, permitiendo rompimientos limpios y tiros cómodos.

Pese a llegar al segundo cuarto con una mínima ventaja (14-13), la sensación dejada dentro del parquet por el seleccionado nacional fue muy buena.

La situación del partido varió en ese periodo siguiente. Gran Bretaña ajustó con ayudas los rompimientos argentinos, y el trámite se tornó más trabado. Los porcentajes de tiro cayeron, y sin permitirse segundas oportunidades, el ritmo de anotaciones también quedó en baja.

Argentina continuó profundizando la rotación, algo que acompañó su adversario, aunque en su caso mutó la primera acción ofensiva. Dejó de lado el tiro de media, y colocó sus fichas en el uno contra uno, buscando un golpe de efecto que insinuó pero no logró posicionar.

Si bien las nuestras evidenciaron pequeños problemas de bloqueo defensivo, rápidamente fueron corregidos, y poniendo el foco en la intensidad, recuperaron el escaso terreno perdido.

La circulación de balón volvió a ser prioridad, la ocupación de espacios y la buena selección de tiro también se hicieron presentes, y con ello, las criollas le devolvieron la paridad al juego. Sobre el cierre del primer tiempo, y amparándose en la defensa zonal, las británicas obtuvieron el rédito vital para llegar al descanso largo con ventaja de cuatro, 33-29.

El regreso de zona de vestuarios trajo dos partidos en uno. Durante la primera parte del tercer capítulo, ambos elencos vivieron un letargo, propinado por situaciones forzadas, malos tiros, y escasa lectura de juego.

Argentina vivió su peor pasaje de la tarde, jugando muy lejos del canasto, sin obligar a la defensa, y consumiendo segundos sin generar en consecuencia. De igual forma, las británicas no aprovecharon esto, y en esa meseta deportiva, con poco nuestras chicas volvieron a equiparar el marcador.

Los cambios surtieron efecto en el andamiaje propio, que recuperó la actitud en defensa, y esta, contagió al ataque. La primera línea de resguardo se puso firme, recuperó balones, y corriendo, la celeste y blanca volvió a sus orígenes.

Con Rosset empujando, las nuestras le sacaron provecho a sus rompimientos, edificando un parcial de 9-4 que les permitió sacar cinco de luz (45-40) en tres minutos; y a pesar del triple sobre la chicharra de Emanuel-Carr, llegaron al capítulo final en ventaja.

En ese cuarto periodo los primeros dos minutos pasaron sin anotaciones. La selección nacional rompió el hechizo bajo el orden de Gretter, y poco a poco se fue despegando en el marcador, estableciendo nuevas marcas, al punto tal de sacar diez (52-42) sobre el promedio.

Gran Bretaña se volvió a plantar en zona, y la misma le dio grandes dividendos. Dejó sin ideas en ataque a las nuestras, ganó en confianza, y acertó dos triples seguidos que la devolvieron al juego en apenas un minuto (52-48).

Ese envión le sirvió al adversario para seguir arremetiendo, y en los siguientes 60 segundos equiparó el tablero en 52, estableciendo con ello un parcial de 10-0.

Si bien el tiempo muerto solicitado por Cristian Santander ayudó a recuperar la brújula, y a través de Rosset la celeste y blanca retomó la ventaja mínima (56-55, 1:30), desde la línea el cuadro europeo no flaqueó.

Con 26 segundos (56-57), Argentina realizó un ataque largo, y si bien Rosset tomó un buen tiro desde la línea de libres, el balón no ingresó y de inmediato fue necesario cortar con falta. Monakana erró ambos intentos, pero en los tres segundos que restaban nuestras chicas no lograron ensayar un lanzamiento, con lo cual, el cotejo se extinguió.

Mañana, en el segundo día de competencia, nuestras chicas enfrentarán a partir de las 12:30 a la selección mayor de Bielorrusia.

Síntesis

Argentina (56): Melisa Gretter 5, Débora González 2, Andrea Boquete 7, Agostina Burani 11 y Celia Fiorotto 4 (inicial); Macarena Rosset 18, Ornella Santana 2, Victoria Llorente 3, Zulema García León 0, Sofía Aispurúa 4, Macarena Durso 0 e Inés Orselli 0. DT: Cristian Santander.

Gran Bretaña (57): Handy 8, Vanderwal 3, Emanuel-Carr 6, Stewart 11 y Collins 7 (inicial); Simpson 0, Monakana 12, Campbell 4, MacGarrachan 0, Shaw 2 y Fong Lyew Quee 4.

Parciales: 14-13 / 29-33 / 45-42.
Estadio: Palacio de los Deportes de Minsk.

Fuente y foto: Prensa CABB

No hay comentarios:

Publicar un comentario