viernes, 16 de septiembre de 2016

Del Potro se tomó revancha y Argentina se puso arriba ante Gran Bretaña

Del Poto se impuso en cinco épicos sets a Andy Murray y luego Pella venció en cuatro a Edmund en Glasgow.


Ni el más romántico de los sueños para Argentina podría haber contemplado una jornada tan dulce como fue hoy la apertura de la semifinal de la Copa Davis por BNP Paribas ante el campeón defensor, Gran Bretaña, en Glasgow.

Con dos triunfos para el recuerdo, Argentina se impone 2 a 0 como visitante y está a un paso de alcanzar la final de una Ensaladera de Plata que aún no pudo levantar pese a jugar su quinta definición.

En primer turno, el estadio tembló tras la victoria de Juan Martín del Potro sobre Andy Murray, en una "final" jugada un viernes. Luego, Guido Pella prolongó el envión triunfalista de su compatriota y derrotó a Kyle Edmund para sellar el primer día perfecto para el equipo de Daniel Orsanic, el capitán detrás de la estrategia arriesgada (y exitosa) en Glasgow.

"Creíamos que era posible aunque sabíamos que iba a ser muy difíciles. Estamos muy felices", dijo Orsanic a pie de pista cuando en las gradas ya no quedaban más que un puñado de argentinos celebrando la victoria en casa ajena.

Su apuesta fue poner a Del Potro como segundo singlista ante Murray en el primer día, en lugar de evitar el cruce y especular hasta el domingo. 

La idea fue ejecutada de forma maestra por el capitán y sus dirigidos: el triunfo de Del Potro por 64 57 67(5) 63 64 tras 5:07 horas dejó temblando el Arena de Glasgow, repleto de británicos que esperaban una victoria del número dos del mundo, pero que terminaron rindiéndose ante la potencia inacabable del argentino, que puso el 1-0 parcial.

En un replay de la final de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, que Murray ganó en cuatro sets para colgarse la medalla de oro, Del Potro dejó hasta la última gota que tenía y sacó un punto importantísimo para Argentina como visitante.

"Fue uno de los triunfos más importantes por el rival, la duración... Ojalá que sirva el esfuerzo. Estoy muy cansado y tengo calambres en todos lados", dijo un exhausto Del Potro en la conferencia de prensa.

"Por más que iba al frente, nunca me sentía ganador porque Andy es muy duro", amplió el argentino, con un récord de 13-4 en singles en la Davis.

Como un carrusel de emociones, el partido fue cambiando de un lado al otro. Tanto Murray como Del Potro respondieron a las expectativas que el encuentro tenía: velocidad de golpes, mucha estrategia, sets largos y disputados... lo tuvo todo, como si fuera el quinto punto en lugar del inicial.

Aun con las facilidades que entrega con su revés con slice, Del Potro jugó de igual a igual ante el número dos del mundo, que utilizó su hábil mente más que nunca para variar ángulos y velocidades en la Arena de Glasgow.

Si Del Potro pudo hacer lo que se le antojara con su derecha, Murray fue amo y señor en el juego corto y en la red. Así fueron repartiéndose el dominio del juego por 5 horas y 17 minutos, en lo que fue el partido más largo para ambos jugadores en sus carreras.

"No sé cómo estaré para mañana (en el dobles) porque nunca he jugado un partido así de largo", reconoció el número dos del mundo.

Es que el partido tuvo cinco sets, todos de una duración larga y con intensidad de principio a fin. En el inicio, Del Potro ajustó sus ataques a la red y, con un quiebre en el séptimo game, se puso al frente. Murray, quien desplegó un juego bien estratégico -sobre todo, sobre el revés del argentino- consiguió volver al partido al llevarse el segundo 75.

El tercero fue aún más parejo. Cuando Del Potro servía 5-4 para ponerse dos sets a uno, el británico desplegó su mejor nivel para forzar un tie-break que luego se llevó por 7-5.

El argentino se marchó fastidioso al banco tras ceder el tie-break y tomó el 4° set por asalto. Con un quiebre temprano, se colocó delante en el marcador y ejerció dominio desde su servicio para nivelar y mandar el partido a un quinto y electrizante set.

Fue su momento para brillar. Le costó quebrar en el 3-3 con el servicio de Murray (disparó un récord personal de 35 aces), pero en el séptimo juego desniveló para encaminarse. Con un ace, redondeó un partido casi perfecto para anotar el primer punto para los visitantes.

"El margen fue mínimo, no hubo muchas diferencias. El jugó un poco mejor al final", comentó en la conferencia de prensa Murray, con un gesto de incomodidad indisimulable.

Luego, en el segundo partido el número dos alentó a Edmund desde el banquillo británico. Pero el nivel de Pella fue tal que silenció la pista. El argentino lideró de principio a fin y, pese a ceder el segundo set, lo supo cerrar en cuatro parciales con mucha autoridad para aportar su punto.

"Después de lo de Juan Martín pedí que quería ganar, no me importaba si de acá a fin de año no ganaba más", contó un entusiasmado Pella tras una victoria de tres horas sobre el número dos británico.

Cuando el zurdo dejó la pista junto con el resto del staff argentino, la hinchada argentina los despedía entre aplausos y cánticos. Fue el epílogo de una jornada perfecta, que deja a la Argentina en condiciones inmejorables para alcanzar otra final, tras las perdidas en 1981, 2006, 2008 y 2011.

Programación completa:

Viernes, 13:00 horas (12:00hs GMT)
Juan Martín del Potro (ARG) a Andy Murray (GBR) 64 57 67(5) 63 64
Guido Pella (ARG) a Kyle Edmund (GBR) 67 64 63 62

Sábado, 14:00 horas (13:00hs GMT)
Andy Murray/Jamie Murray (GBR) vs. Federico Delbonis/Leonardo Mayer (ARG)

Domingo, 13:00 horas (12:00hs GMT)
Andy Murray (GBR) vs. Guido Pella (ARG) 
Kyle Edmund (GBR) vs. Juan Martín del Potro (ARG)

Fuente: Santiago Peluffo Soneyra by CopaDavis.com
Foto: Prensa Copa Davis

No hay comentarios:

Publicar un comentario