viernes, 12 de agosto de 2016

Argentina la peleó, pero cayó ante Lituania

Otra demostración de espíritu de competitividad, y entrega descomunal, plasmó el seleccionado nacional en la máxima cita del deporte. El Alma no pudo frente a Lituania y sumó su primera derrota del torneo al caer 81-73, en el marco de la tercera jornada del Grupo B de Río 2016.


El elenco de Sergio Hernández batalló contra la talla y jerarquía del subcampeón de Europa. A pesar de padecer una noche errática en ofensiva (38% de campo), así como perder la lucha de los rebotes 40-29, se las ingenió para generar un trámite muy parejo y disponer de posibilidades en el cuarto decisivo.

En lo relacionado con lo individual se destacó la tarea de Emanuel Ginóbili con 22 puntos (5/12 de cancha y 10/17 en libres), secundado por Andrés Nocioni con 14 unidades y 7 rebotes.

El pleito comenzó con un ritmo intenso, en el que prevalecieron los estacionados más trabajados, por la buena defensa de Lituania para impedir el ataque rápido argentino. El conjunto de Hernández se adelantó 9-6, a los 4:30 minutos con Scola (4) y Manu (4) como faros. Dentro de una paridad tensa, los europeos clausuraron en ganancia por la mínima 16-15.

El segundo capítulo arrancó favorable para los lituanos, que dispusieron de segundas opciones con el rebote ofensivo, y contaron con la mano de Kuzminskas, y la conducción de Kalnietis, para distanciarse 25-18, a los 4 minutos. Sumido en la rotación de nombres, pero siempre con la premisa de una defensa colectiva en la que todos le pusieron el cuerpo, Argentina regresó y cerró abajo 30-27, a pesar del bajo 3/15 en triples del primer tiempo.

Tras las charlas en vestuarios, el Alma logró tomar el mando del ritmo, motorizado en el trabajo defensivo grupal y las decisiones enormes de Ginóbili para estampar un parcial 10-4, que le posibilitó pasar al frente 37-34, a los 3 minutos. Manu (14) continuó absorbiendo el ataque para maquillar algunas bombas de Kalnietis y Maciulus, por eso Argentina se imponía 42-40, a falta de 5:30 minutos. Lituania volvió a gravitar con su fortaleza y sobre todo con las definiciones de Kuzminskas (9) para facturar al máximo ciertas desconcentraciones del rival. Los europeos estamparon un pasaje 17-7 para bajar el telón del segmento arriba 57-49.

El último periodo comenzó con un doble de un encendido Kuzminskas para marcar la máxima 59-49. Cuando todo parecía indicar una complejidad absoluta, Argentina reaccionó con varios recuperos y goleo repartido para una corrida 12-0 que le devolvió la delantera del electrónico 61-59, a los 3 minutos. La tensión típica de un juego frente a una potencia siguió en vilo, siempre con el esfuerzo innegociable del seleccionado. El tanteador marcó la igualdad en 64, a falta de 4:50 minutos. No obstante, una ráfaga 8-0 de Lituania, en un tramo de desatenciones originadas en el cansancio, lo puso arriba 72-64, a falta de 3 minutos. Argentina no se entregó y acechó 71-74, con 1:20 minutos en el reloj, pero no alcanzó para revertir la tendencia. Los europeos conservaron el foco y cantaron victoria 81-73.

La tremenda horda de hinchas argentinos despidió con una ola de aplausos al Alma, en reconocimiento del esfuerzo desplegado. El plantel de Sergio Hernández se medirá con Brasil el sábado a las 14.


Fuente: Prensa CABB
Galería de fotos: FIBA

No hay comentarios:

Publicar un comentario